Cuando se busca la aprobación, estas dando a los demás el poder de hacerte feliz o desdichado.  Si te aceptan eres feliz, si te rechazan eres desgraciado.  Es como si apretaran un botón mediante el cual controlan tu estado de ánimo.  Cuando se busca la aprobación, se vive para alcanzar éxitos y victorias en todas las facetas de la vida, por eso se sufre tanto cuando no se logra.   Es posible que, con un gran gasto de energía, se gane un mundo de aplausos, pero se pierde la vida.  La vida es algo que va pasando mientras se está ocupado buscando la aceptación de los demás.  
La vida es demasiado importante para ser desperdiciada buscando ser aceptado,… o sufriendo por haber sido rechazado por los demás.  El verdadero ser de la persona, es demasiado valioso para ser desperdiciado.  ¿Utilizarías un valioso cuadro para prender un fuego?
¿Eres realmente consciente de todos los esfuerzos que realizas para vivir según las expectativas de los demás? ¿Qué vida estas viviendo? ¿la tuya o la que los demás esperan de ti?
En ocasiones, nos sentimos ofendidos por los demás. Pero en realidad, nadie tiene la capacidad de ofenderte.  Lo que te ofende es que los demás no piensen de ti lo que tú quisieres, el dolor aparece cuando le das importancia al concepto que los demás tienen de ti.  Y tú no eres el concepto de nadie.