Todos podemos percibir en nuestra mente un continuo parloteo interior que constantemente está analizando, clasificando y “diciéndote” lo que tienes que hacer. Observa, repito, observa cómo esa “voz” cuando se refiere al futuro, lo único que hace es hacer SUPOSICIONES. Es lo único que puede hacer en relación al futuro. Yo me enredé en ellas miles de veces y las sufrí una por una. Sé por experiencia que es emocionalmente agotador.
Pero veamos lo que realmente significa la palabra “Suponer”. ¿Qué implica? Según la R.A.E. significa: “Conjeturar, calcular algo a través de los indicios que se poseen. Dar por sentado y existente algo”.
Fíjate cómo en ningún momento tal definición habla de realidades, son sólo conjeturas, cavilaciones que tienen su origen en experiencias pasadas.  Suponemos a raíz de lo que ocurrió tiempo atrás. Esa experiencia pasada la tenemos tan en el “altar” de nuestra memoria que la proyectamos erróneamente al presente y al futuro.
Proyecciones, conjeturas, recuerdos, suposiciones,… éso es lo que nos asusta. No el supermercado, la calle o tal situación. Nos asustamos con nuestros propios pensamientos.
Pero… por otra parte… detente y piensa ¿¿Cuántas supociones has hecho y que luego no se han cumplido??
Salir de ansiedad requiere, entre otras cosas, tener los pies en el presente.  Así que pisa fuerte en el aquí, ahora, este momento… y tira palante.