Espero que las siguiente frases os ayuden en los momentos más complicados. No son para repetirlas, sino para sentirlas y experimentarlas. Entiendo que muchas de ellas no sean fáciles al principio, pero ten la intención de ir cultivando la actitud interior que encierran. 
– Respiro y me traigo al presente, sin forzar nada en ningún momento. 
– Lo que siento es inofensivo. 
– Lo que pienso no es un hecho, es sólo un pensamiento. 
– El hecho de que yo piense una cosa, no quiere decir que sea cierto. 
– Estos pensamientos sólo están alimentados por la imaginación. En realidad, física y mentalmente, estoy seguro. 
– Este sentirme mal, es sólo debido a que le estoy haciendo caso a un pensamiento falso. 
– Lo que siento es miedo irreal, por lo tanto no hay nada a lo que temer. Realmente estoy seguro. 
– El miedo es sólo el “parlamento interior” que tengo. 
Así que… 
– Dejo de contestarle a mi mente. 
– Dejo de contestarle a las sensaciones. 
– Dejo de contestarle al miedo. 
– Suelto toda resistencia. Toda tendencia a contestarle a este momento. 
– Me dejo en paz. 
– Acepto radicalmente instante tras instante. 
– Elijo paz ante este sentir.