La razón es una potentísima herramienta que ha hecho avanzar a la especie humana. Pero estamos tan encerrados en ella que no exploramos otras áreas igual de importante como es el sentir. Utilizar la razón para salir de la ansiedad es acertado, muchas veces es necesario hacerlo, pero no hemos de limitarnos a ella. También hemos de dejarnos sentir y que aflore nuestro lado más humano. Rabia, tristeza, agravio, temor, inseguridad, culpa, gratitud, comprensión,… suelen ser reprimidos, haciendo que embalsemos una tensión emocional que necesita salir de alguna manera. DÉJATE SENTIR y expresa aquello que sientes. 
De esa manera permitirás que todo fluya. Las aguas estancadas se oscurecen, en las que fluyen todo se va renovando.