Tener crisis de angustia es más común de lo que pensamos. Lo que ocurre es que la mayor parte de las personas no suelen comentarlo. Hay estudios que dicen, que 1 de cada 10 personas sufren como mínimo una crisis en su vida. Eso quiere decir, que miles de millones de personas la sufren. Y lo más importante que has de saber, para tu tranquilidad, es que ninguna de ellas ha sufrido daño físico o mental por haber tenido este tipo de episodios.
He querido empezar diciéndote esto, para que tengas muy claro que no va a ocurrir nada más, aparte de lo que sientas en esos momentos. Son sólo eso, sensaciones muy angustiosas, pero nada más. Eso quiere decir, que nada de lo que piensas en esos instantes va a ocurrir. Los pensamientos más típicos son:
  • – Voy a perder el control.
  • – Me voy a volver loco.
  • – Voy a tener un infarto.
  • – Me va a dar una embolia.
  • – Me voy a ahogar.
  • – Voy hacer el ridículo.
  • – Me muero.
Por muy reales que vivas esos pensamientos y muy intensas que sean las sensaciones o síntomas, nada malo te va a ocurrir. Sé perfectamente que no hay nada peor que creer que vas a morir o que algo terrible te va a suceder. Pero fíjate bien en lo que digo « creer que », es sólo una creencia, un pensamiento,… NO una realidad. Los ataques de pánico NO son peligrosos.
¿Cómo prevenir los ataques de ansiedad?
Bajo mi punto de vista, lo mejor es PRACTICAR A DIARIO LA RELAJACIÓN Y LA MEDITACIÓN. Eso hace, que disminuya la probabilidad de que aparezca la crisis y que estés entrenado para cuando surja. Tener práctica a la hora de relajarse y respirar lentamente es clave. Pero no trates de aprender a relajarte de forma ansiosa, si lo haces así, sencillamente no te relajarás. No inicies la relajación con expectativas de sentir algo en concreto. Procura que la relajación sea realmente un momento sereno y placentero.
También ayuda bastante estar la mayor parte del tiempo DISTRAÍDO en cualquier cosa. Sobre todo en algo que te guste. Lo que sea con tal de no estar vigilando tu cuerpo. Pero ¡OJO! distraído no como lucha para no sentir ansiedad, sino porque es tu vida.
Tanto distraerte como practicar la relajación y la meditación, no sólo va bien para prevenir las crisis, también ayuda a reducir tu nivel general de ansiedad.
¿Qué hacer durante un ataque de pánico?
Sé que durante una crisis, cuesta hacer otra que no sea pasar un gran miedo. Desgraciadamente, tuve muchas oportunidades de ir mejorando qué hacer en ésos momentos y al final, lo que me funcionaba era hacer lo siguiente:
– Sentarme o tumbarme, ponerme ambas manos en la barriga y respirar de forma diafragmática. En el presente vídeo se explica cómo hacerlo. El ponerme las manos en la barriga, era para asegurarme de que inflaba el abdomen y no el pecho.
– Respirar despacio. Lo sé, cuesta hacerlo, porque el cuerpo precisamente lo que hace de forma instintiva, es respirar rápido con la parte superior de los pulmones. De ahí, creo en la importancia de estar entrenado previamente en la respiración/relajación y de esa manera, dominar bien la técnica para los momentos difíciles.
– Mientras respiraba diafragmáticamente, me repetía una y otra vez algo así como esto: 


Estoy bien, son sólo sensaciones.

 Lo que siento es inofensivo.

A muchas personas les ocurre y no les pasa nada.

No me resisto, sólo respiro lentamente y dejo que se marche.

Esto terminará y nada me habrá ocurrido.

Al igual que en otras ocasiones se me pasará,

siempre se pasa. 

Nada de lo que pienso ocurrirá,

porque estoy bien, son sólo sensaciones.

Lo que siento es inofensivo.

Eso me lo repetía como si de un mantra se tratara, tratando de sentir esas palabras, no para no sentir la crisis, sino para recordarme en esos momentos que nada malo me iba a suceder.  Trataba de concentrarme en la respiración y en ese diálogo.
– Importante. No luchar contra el miedo, aceptar el momento y dejar que pase. Siempre lo repetiré, toda lucha genera más ansiedad.
– No creas lo que te diga el miedo en esos momentos, todos esos pensamientos catastróficos son sencillamente mentira.
– Espera a que pase. La ansiedad repite siempre el mismo patrón. Sube hasta cierto punto y luego comienza a bajar. Además, si te fijas bien, las crisis duran menos de lo que creemos en esos instantes.
Todo esto que acabo de explicar ha de ser tomado como lo que es, la experiencia personal de alguien que ha salido de la ansiedad. La mejor persona que te puede indicar qué hacer durante un ataque de ansiedad es un psicólogo/a.