Nos enseñan cómo relacionarnos con los demás. Pero no nos enseñan a cómo relacionarnos con nosotros mismos/as. No sabemos qué hacer con nuestro pensar, sentir,… con nuestras sensaciones, intuiciones,… De “costillas para adentro” o “en nuestro estómago” somos unos perfectos desconocidos.

Entrar dentro de mi interior siempre me sacó adelante, me levantó cuando había caído o estaba arrodillado. Vivir lo que vivo dentro siempre me permitió darme cuenta y tomar nuevos rumbos.

Y para entrar en ése espacio interior, en ése terreno donde sólo tú puedes entrar nada mejor que la meditación y el Focusing. Ello me permitió observarme, sentirme, abrazarme, quererme y retomarme una y otra vez.

Es importante pararse a sentir que a pesar de los cambios… hay algo estable: tú. Así que es importante estar ahí siempre contigo. Pase lo que pase y pese a quien pese. Estar tú ahí contigo, a las duras y a las maduras. Apostar siempre por ti. Siempre. Eres tu mejor opción.